Párrafos en resguardo - Expediente Político.Mx

Reciente

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

martes, 2 de junio de 2020

Párrafos en resguardo


Por José Dionicio Vázquez Vázquez

Regar el jardín
Primero imagino que todo se va a detener, luego, que habrá más tiempo para terminar notas sobre La Reproducción, Sociología de la Educación, Cien años de Transnacionalismo, Las raíces triviales de los fundamental, entre otros. Habrá que redactar cosas, hacer presentaciones de lecturas para los alumnos, mejorar el proyecto de investigación y los instrumentos a aplicar en el trabajo de campo. Será un respiro paralelo del espíritu leer a Sade, Murakami, Byung-Chul Han, a Paz y Ken Follet.

Hacer ejercicio 
Repaso con detenimiento las redacciones teóricas de mi proyecto de investigación e intento, cada día que pasa, entender las abstracciones y tenderlas sobre el piso de la evidencia empírica. Así, creo que se van fortaleciendo la comprensión y la rapidez de los ejercicios para obtener condición en una lógica de las prácticas, y no en las prácticas de la lógica (Bourdieu dixit).

Higiene
Limpiar las nociones o prenociones de lo que ayer consideraba como certeza, ubicándome, no en la condición social de clase, sino en la ubicuidad de los acontecimientos que alcanza casi a todos. Eso acerca al Otro, afortunadamente.

Soñar
Al abrir el libro de Gabriel García Márquez Vivir para contarla, cruje, se parte en dos y pierdo la página que buscaba, donde habla de sumergirse escribiendo, impasible entre volutas de humo, mientras Colombia arde, pero encuentro al azar un párrafo que sigo envidiando, por lo que dice, no por quién lo dice:
“—Entonces ¿qué le digo a tu papá?
Le contesté con el corazón en la mano: 
—Dígale que lo quiero mucho y que gracias a él voy a ser escritor.— Y me anticipé sin compasión a cualquier alternativa—: Nada más que escritor”.

Orar
Sumido en pensamientos de qué pasará en unos meses, fuera, en las calles y en el mundo, regresa la mente a lo básico e imagina que el tiempo circula (en círculos), da vueltas inexorablemente con distintas personas, y que resurgirá la creencia calcinada por los Cruzados:
“La herejía cátara, una rama pacifista de la cristiandad que abrazó la tolerancia y la pobreza, gozó del máximo prestigio en mitad del llamado renacimiento del siglo XII, época en que Europa se libró de la apatía intelectual en que había estado sumida durante siglos” (Los cátaros, la herejía perfecta, Stephen O’shea, 2002).

Tareas
“La planeación no existe” me dije. Bueno, no así, pero digo que no se debe planear a largo plazo absolutamente nada... Mientras, dejaba volar la imaginación en los días que pasan por la cara, más afuera que dentro de la casa.

Vidas sin fin
El hecho de vincular seres queridos y anónimos recientemente etéreos, en una sola línea de tiempo, se llega a estar en desacuerdo con el <<hijo de Dios>>, José Gorostiza, quien fustiga a los vivos de no creer en la Muerte sin Fin, que es la <<verdadera vida>> (Octavio Paz). Sin embargo, deja que los vivos recordemos a quienes regresan a la tierra:

Porque los bellos seres que transitan
por el sopor añoso de la tierra
—¡trasgos de sangre, libres,
en la pantalla de su sueño impuro! —
todos se dan a un frenesí de muerte,
ay cuando el sauce
acumula su llanto
para urdir la substancia de un delirio
en que —¡tú! ¡yo! ¡nosotros! — de
repente,
a fuerza de atar nombres
destemplados,
ay, no le queda sino el tronco prieto,
desnudo de oración ante su estrella

[...]

(José Gorostiza, “Muerte sin Fin y otros poemas”, FCE-CULTURA SEP, 1983)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here