Los otros 100 días, los de gobiernos municipales - Expediente Político.Mx

Reciente

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

lunes, 24 de enero de 2022

Los otros 100 días, los de gobiernos municipales


Esta columna forma parte de la edición 55 de nuestra revista digital. Descarga aquí con un clic

 

Por Luis Girón Soriano, politólogo especialista en administración pública y materia electoral


No hay día en que en alguna parte del territorio de “la tierra de tortillas de maíz” nos levantemos con la noticia de que unos presidentes de comunidad llegaron pasados de copas a trabajar en plena sesión de cabildo, que si un ayuntamiento se robó la energía eléctrica y la Comisión Federal de Electricidad los multó por esa causa, que si hubo un linchamiento como medida para hacer justicia por su propia mano ante la incompetencia de la autoridad municipal para garantizar seguridad pública, tomas de edificios de presidencias municipales como medida de presión política de grupos antagónicos, manifiestos y sendos comunicados de regidores en contra de su presidente municipal, un presidente municipal gritón, mandón, exhibido regañando a sus pares regidoras, pobladores encarando a su autoridad municipal como medida de presión social para resolver demandas ciudadanas, munícipes regalando plumas y uno que otro regalito a diputados locales entre otras muchas situaciones que a diario se presentan y que mientras estas líneas toman forma, seguramente está surgiendo algún movimiento que agregue y abone a la inestabilidad a los gobiernos municipales en la entidad Tlaxcalteca.


Pasada la jornada electoral, la fiesta y alegría en las tomas de protesta, disfrutar la añorada primera quincena, lucir el nuevo carrito y el “tacuche” así como darse uno que otro caprichito bien merecido, transcurridos los primeros 100 días de gobierno, algunos alcaldes a la par del Gobierno del Estado de Tlaxcala trataron de emular un informe de las acciones emprendidas y otros, sin mucho o nada que informar prefirieron pasar por inadvertido ese acto protocolario y navegando en la ola de la pandemia del Covid-19 y la cotidianidad siguen a donde los lleve el viento. 


Otros presidentes municipales, los pocos para ser honesto estaban más preocupados por la elaboración de su plan de desarrollo municipal, integrar con perfiles profesionales y capacidades a cada uno de los integrantes de su equipo de trabajo,  haciendo un ante proyecto de presupuesto de egresos, reduciendo nómina y capitulo mil correspondiente a sueldos y salarios, haciendo observaciones de la entrega recepción y evaluando las cuentas con números rojos, pasivos y hasta con deudas a proveedores y obras inconclusas, se tronaban los dedos para estirar sus presupuestos con la veladora encendida para que se aprobara en el presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal 2022 ese fondo de resarcimiento a las finanzas municipales que fue aprobado en la anterior legislatura, cuando los diputados hicieron de las suyas a tal grado que fue tildado por la opinión pública como “fondo moches” y que hoy, muchos de los legisladores de la cuarta transformación se daban golpes de pecho para no integrarlo y modificar el presupuesto como lo había mandado la titular del Ejecutivo Estatal.


Con todo lo antes expuesto en este análisis que pareciera pesimista, de mal augurio o bien de mala vibra hacia los ayuntamientos, la realidad es que el jueves 20 de enero de 2022, en el punto número 5 del orden del día, de la segunda sesión del segundo periodo ordinario del primer año legislativo de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Tlaxcala, la Comisión de Finanzas y Fiscalización en voz de la diputada Marcela González Castillo dio a conocer, de acuerdo a la documentación presentada por los munícipes, el dictamen en el que se determinó cuáles ayuntamientos no cumplen con los requisitos para designar a los tesoreros y directores de obras públicas. A saber:


Tesorero Municipal. Amaxac, Cuaxomulco, Españita, Huamantla, Nanacamilpa, Tetlanohcan, Huactzinco, Tepeyanco, Tlaxcala, Xaloztoc, Zacatelco y Zitlaltepec.


Director de Obras Públicas. Atltzayanzca, Apizaco, Tequexquitla, Españita, Mazatecochco, Muñoz de Domingo Arenas, Panotla, Zacualpan, San José Teacalco, Axocomanitla, Sanctórum, Santa Apolonia Teacalco, Ayometla, Quilehtla, Tenancingo, Terrenate, Tlaxco, Tocatlán, Totolac, Xicohtzinco y Zacatelco.


Es decir, la mayoría de los ayuntamientos del estado de Tlaxcala actúan fuera de la ley y tienen a personas hasta el momento trabajando como tesoreros y directores de obras que no cumplen los requisitos mínimos que les exige y mandata la Ley Municipal. Este dato no solo es sorprendente y alarmante, imaginemos que en una obra civil privada quien está a cargo de una construcción no sea un arquitecto o ingeniero civil o quien te consulta como médico de cabecera no sea un médico de profesión, peor aún, quien este a cargo del cuidado de tus mascotas no sea médico veterinario o en el más simple razonamiento que a quien contratas para que realice la plomería en la construcción de tu casa no tenga la mínima idea de cómo desarrollar el trabajo, cobre por hacer eso, se autonombre capacitado y una vez hecho y pagado el trabajo, no otorgue la mínima garantía por lo que hizo y la pregunta es ¿lo contratarías? 


En la respuesta está la solución, pero eso es lo que tenemos actualmente en cada uno de los ayuntamientos del estado de Tlaxcala. Sí amable lector, de todos los partidos políticos, con todas las características y variables socioeconómicas, políticas, geográficas y demográficas de los municipios que integran la demarcación tlaxcalteca y que estarán allí, gobernándonos tres años que es lo que dura su periodo de gobierno y que a través de nuestros impuestos cobran sus emolumentos, salarios y nómina.


Ya del plan de desarrollo municipal, del proceso de elaboración de políticas públicas, de la transparencia y rendición de cuentas, de la gobernanza y de la gobernanza o gobiernos abiertos mejor ni hablamos, ¡nos leemos en la próxima! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here