Es indispensable imprimir sensibilidad al servicio público: Mariano Reyes Landa - Expediente Político.Mx

Reciente

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

lunes, 22 de febrero de 2021

Es indispensable imprimir sensibilidad al servicio público: Mariano Reyes Landa

 


Zurya Escamilla Díaz (Tlaxcala, 22 de febrero de 2021) Para Mariano Reyes Landa, con más veinticinco años en el Poder Judicial en el Estado de Tlaxcala y orgulloso originario del municipio de Tepeyanco, “el trato digno y sensible hacia los/las ciudadanos es un compromiso que todos los servidores públicos deben asumir en su ejercicio cotidiano”.


    En entrevista, refiere que el deseo de servir fue lo que le encaminó hacia la abogacía, esto lo llevó a buscar un espacio en el Poder Judicial, donde pudiera ofrecer escucha, atención y apoyo a quienes buscan respuestas a sus problemas; pues sabe que cada decisión que toma tiene un impacto en la vida de los justiciables, por lo que requiere actuar con objetividad, precisión y en apego a la ley.


    Ahora, con 35 años de carrera, dice sentirse satisfecho del trabajo que realizó a lo largo de ocho años como magistrado de la extinta Sala Electoral-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE); a lo que se suma su labor como juez en materia civil, familiar y actualmente en el ámbito mercantil, lo que le ha permitido recorrer todos los distritos de la entidad.


    “Amo mi trabajo, disfruto mucho lo que hago, le trato de poner pasión y todo de mi parte, impartir justicia en forma pronta e imparcial apegada siempre a proteger los Derechos Humanos de los justiciables”.


    La aplicación de la ley es una gran responsabilidad que abona a la paz social; por ello, a los justiciables se les debe dar un trato digno, seguridad y certeza en la resolución de conflictos. Quienes ejercemos esta noble labor, debemos velar por el imperio de la justicia como valor universal. Eso es lo que demanda la ciudadanía y a ella debemos ese compromiso”, continúa.


    La misma convicción que lo llevó a elegir la carrera en derecho, es la que lo ha guiado a lo largo de los 22 años que se ha dedicado a formar a los abogados y abogadas que egresarán de la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Cree que es necesario que la sociedad tlaxcalteca cuente con “líderes conscientes de sus actos y de sus alcances; ya que un joven bien orientado será un adulto responsable”.


    Como futuras generaciones mayores, indica, es una obligación “jugárnosla con ellos, orientarlos. La educación es como sembrar en terreno fértil; pues las y los jóvenes son el presente y la ciudadanía del mañana, es necesario que sean una generación mucho mejor que la nuestra. Por ello, se les debe inculcar valores como la solidaridad, respeto, la libertad, la honestidad y la tolerancia”.


    Se define como un hombre comprometido con la ciudadanía; orgulloso esposo, padre de familia,  que comparte con las cinco mujeres que directamente le rodean su amor por el lugar que le vio nacer, Tepeyanco.


    Ellas, explica, han sido el motor de su vida y la muestra más cercana de su convicción sobre lo que implica reconocer, promover y respetar los derechos de las mujeres, construir espacios donde puedan empoderarse y desarrollarse en igualdad de condiciones, con seguridad y sin violencia en cualquiera de sus manifestaciones.


    “Como padre, deseo que mis hijas y nieta vivan en un mundo donde no haya discriminación, donde ser mujer no sea un impedimento para superarse. Por lo tanto, me siento parte de la lucha para construir un mundo mejor para todas y todos. No importa lo pequeño de cada trinchera, cada esfuerzo hace una diferencia”, agrega.


    En este sentido, explica que el Poder Judicial de Tlaxcala ha puesto especial énfasis en capacitarlos para que puedan juzgar con perspectiva de género y así generar, desde la impartición de justicia, una sociedad más igualitaria.


    Para él y su esposa Maricela -también abogada- es relevante promover a través del ejemplo a sus cuatro hijas la solidaridad como un valor imprescindible en sus actividades diarias, la honestidad, la humildad pero especialmente cuando sobrevienen las dificultades como ocurre con la contingencia sanitaria que afecta a todo el mundo.


    “No hay que hacer oídos sordos al dolor ajeno. En nuestro entorno nos encontramos con infinidad de problemas: pobreza, salud, desempleo, por mencionar algunos. Por esta razón, hemos inculcado a nuestras hijas y ahora a nuestra nieta lo importante de ser sensibles a las situaciones que afectan a los demás y tratar de ayudar siempre que sea posible. Ser solidario es un valor que nos nutre en lo individual y en lo colectivo”, explica a Expediente Político.Mx


    Mariano Reyes agrega que la solidaridad está profundamente arraigada entre las personas de su municipio y asegura que es ésta la que fortalece los lazos de su comunidad. “La gente de Tepeyanco es muy trabajadora, leal, entregada, respetuosa y apegada a sus tradiciones. Hacemos más con menos y salimos adelante con ello”.


    A propósito de su lugar de origen, comenta que quienes lo habitan son privilegiados por tener lugares naturales y emblemáticos que aún pueden detonar su atractivo para los visitantes, pues son únicos e irrepetibles por su especial belleza.


    Sabedor de ello, se ha involucrado con diversas actividades del municipio que tienen como propósito fomentar la cultura y alejar a los jóvenes de actividades nocivas. Entre ellas, gusta de sumar para la organización del carnaval que inunda cada año las calles de música, colores y bailes; también, los bailes populares de la fiesta patronal, actividades cívicas y deportivas.


    No obstante, reconoce que todavía se requiere trabajar sobre algunos temas que son fundamentales para detonar el bienestar de los habitantes de Tepeyanco. A propósito, considera necesario garantizar las oportunidades de las mujeres en todos los ámbitos, incluir a la juventud en todos los proyectos económicos y sociales; y promover valores que engrandezcan el municipio.


    Particularmente, refiere que es necesario fortalecer el sistema de salud pública, así como buscar estrategias y espacios para reactivar la economía; pues ambos sectores se han visto mayormente afectados por la COVID-19.


    Resalta que para ello se requiere de trabajo comprometido por parte de las autoridades estatales y municipales, particularmente. En su experiencia, es esencial que las y los servidores públicos en todos los ámbitos tengan una verdadera vocación de servicio, que brinden un trato digno a las personas, sean honestos, responsables y sensibles a las demandas de la sociedad.


    “Para el servidor público, las personas deben de ser una misión y no un número. Deben sentirse satisfechas con la atención, sólo así se puede recuperar la confianza en las instituciones y abonar a la construcción de la paz.


    “El respeto al Estado de Derecho y la empatía que, como ya comenté trato de inculcar a mis hijas, son indispensables, pues permiten poner en marcha este engranaje del que todos y todas formamos parte”, concluye.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here