F por COVID-19. Teatro Call of Duty y conferencias a las 7 pm - Expediente Político.Mx

Reciente

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

sábado, 13 de junio de 2020

F por COVID-19. Teatro Call of Duty y conferencias a las 7 pm


Descarga aquí la revista

Guillermo Emmanuel Pérez Ramírez. (junio 2020) Suele decirse que desde el estreno de “Esperando a Godot”, el 5 de enero de 1953 en el Théâtre de Babylone, en París, no ha pasado un solo año en el que no se haya representado, al menos una vez, en alguna parte del mundo. El 28 de mayo de 2020, a pesar de que prácticamente todos los teatros importantes del mundo se encuentran cerrados desde hace dos meses, no se ha roto esa máxima del teatro. Esperando a Godot no ha cesado de ponerse en escena.
En dicha obra, creada por Samuel Beckett a finales de los años 40 del siglo pasado, Vladimir y Estragon, sus protagonistas, están varados en un lugar vacío e inerte con apenas un árbol moribundo como escenografía y acompañante. Ellos mismos, medio conscientes, apenas se percatan de que tienen una razón para estar ahí, están esperando la llegada de Godot. La ahora de su llegada la desconocen y, ciertamente, parece que tampoco están muy seguros de cómo luce esta persona, solo saben que deben esperar y estar preparados para cuando él aparezca.
Mientras tanto, se la pasan vagando por el espacio, esforzándose por ver más allá con la esperanza de poder advertir la figura de Godot a lo lejos, sin embargo, solo murmullos y multitudes es lo que les ofrece el horizonte.
Por su diálogo, suponemos que Vladimir y Estragon se conocen desde hace tiempo, incluso podríamos decir que son amigos. Contando con su presencia como única ayuda para hacer más llevadera la espera, se la pasan ya sea creando situaciones desde la nada o dejándose llevar por la inercia de sus pensamientos, el mínimo cambio en el ambiente es una oportunidad de oro para romper con el aburrimiento asfixiante que la monotonía del aguardo les provoca.
Presas del tiempo y el espacio, su única esperanza reside en la llegada de Gogot y para llenar ese interminable lapso, se lanzan a cuanta oportunidad asome para llenar el vacío. La aparición de Pozzo y su siervo Lucky (perdidos igual, creemos) supone un auténtico bálsamo para la soledad cada vez más alarmante. Sin embargo, nuestra única certeza en toda la obra la trae la aparición del “muchacho” y su respectivo mensaje: Godot no va a venir esta noche, dice que mañana llegará.
Y así todos estos días, recluidos en nuestras casas, aguardamos pacientemente a que todo termine, que el virus pase y la vida normal regrese. Llenamos el tiempo lo mejor que podemos con lo que tenemos a la mano, expectantes. Nuestras pantallas nos dan las nuevas del mundo que está afuera, cercano y difuso al mismo tiempo.
Todas las tardes, antes del anochecer, al menos estamos seguros de una cosa, que el mensajero va a llegar y con él, posiblemente, el anuncio de que por fin se acabó el suplicio. La conferencia pasa y el mensaje no se presenta, la curva no se ha aplanado y deberemos esperar un poco más, tal vez mañana sea el momento. Todos aceptamos pasivamente que así será y acordamos esperar un día más. Nos veremos otra vez, antes de que caiga el sol.
Muchos consideran a Esperando a Godot como la obra cumple del teatro del absurdo. Dentro de los submundos del internet existe la costumbre, entre ciertos grupos de usuarios, de responder a contenidos de índole en apariencia trágica con la simple letra F, así, en mayúscula.
La práctica, convertida en meme, surgió en la comunidad gamer a partir de cierta escena en el videojuego Call of Duty: Advance Warfare, en la que su protagonista, el mismo jugador, asiste a un funeral donde el juego te propone presionar la tecla F para mostrar tus respetos al difunto virtual. Evidentemente lo trágico no es tal en este mundo y los jugadores trasladaron esta acción a otro mundo virtual, el de los foros y cajas de comentarios de internet, convirtiéndose rápidamente en un código de respuesta cómica e irónica ante situaciones de lo más diversas.
Salto al 2020: Beckett inventó el coronavirus y nosotros somos partícipes de la presentación más grande que se ha hecho de Esperando a Godot. El teatro del mundo presiona F para mostrar tus respetos ante la situación funesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here