Enfermedades mentales, un silencioso calvario - Expediente Político.Mx

Reciente

Responsive Ads Here

Post Top Ad

Responsive Ads Here

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Enfermedades mentales, un silencioso calvario



Los nombres en este reportaje se han cambiado para proteger la privacidad de quienes compartieron su testimonio.

Zurya Escamilla Díaz (Tlaxcala) Conduces después del trabajo, terminaste todos tus pendientes. Ha sido un buen día. De pronto, algo en tu interior se sacude y te ves en un accidente. No sabes cuál fue primero, si el pensamiento o esa sensación que cada vez se hace más fuerte. Te falta el aire, tiemblas y parece que todo a tu alrededor se aleja.
Llegan más pensamientos: ¿y si choco? ¿y si atropello a alguien? ¿dónde están mis hijos, mi papá, mi mamá, mi pareja? ¿Y si me asaltan? Ahora, tu corazón está vuelto loco, tienes lágrimas en los ojos y sientes tanta energía en tu pecho que parece que va a reventar.
Te estacionas, respiras, te cuestionas porqué, mientras más imágenes fatalistas vienen a tu mente, con más detalle, casi real. No sabes cómo inició, no tiene razón de ser, una parte de ti busca convencerte de que es tu mente; pero no lo logra. Náuseas, mareo, la vista nublada.
Llega a un punto que parece que ya no puedes más; pueden pasar minutos u horas. No obstante, el malestar se va, así como llegó. Toda la energía se fue, ahora sientes cansancio, tristeza, culpa… ¿por qué?
Esta escena podría repetirse en el transporte público, en la escuela, en la oficina, en la calle para una persona que padece ansiedad.
En Tlaxcala, como en casi todo el país, una de cada cuatro personas es diagnosticada con alguna enfermedad mental. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 40 por ciento de los tlaxcaltecas dice tener síntomas nerviosos; aunque el Instituto Nacional de Psiquiatría reporta que el 14 por ciento de la población padece cuadros ansioso depresivos. Además, el uno por ciento de la población presenta cuadros psicóticos como esquizofrenia; así nos lo hace saber el Dr. Oscar Acosta Castillo, líder estatal del Programa de Salud del Adolescente, en la Secretaría de Salud (Sesa). 
“Una noche, sentía que me faltaba el aire, pensé que me estaba infartando. Respiración agitada, la presión se me fue por los cielos. Llamaron a una ambulancia y fui a dar al hospital; pero en Huamantla no podían controlar la presión arterial y, como tenía ISSSTE, me mandaron a Tlaxcala. Luego de un día, vieron que era un problema nervioso”, comenta Alberto, quien fue diagnosticado con neurosis depresiva hace 20 años; luego de una etapa de estrés laboral y el acumulado durante su voluntariado en Cruz Roja.
Mientras, Martha, con 13 años de trastorno ansioso-depresivo, nos cuenta “empecé somatizando con mi brazo izquierdo. Hasta la fecha, a veces se me duerme y comienza a hormiguear. Me daba miedo porque pensaba que me iba a dar un infarto y sentía que no podía respirar; tenía dolor de cabeza y sentía que caminaba en una burbuja; escuchaba a la gente lejos”.
En Sesa, brindan 60 mil consultas al año en psicología y psiquiatría; principalmente para atender trastornos como la ansiedad, la depresión, las conductas adictivas y los trastornos psicóticos.
Esta dependencia detecta los casos a través 180 unidades de primer nivel, cuatro UNEME CAPA; así como unidades de segundo y tercer nivel; dos Centros Integrales de Salud Mental y Atención a Adicciones (Cismaa); pero también de una “prevención selectiva” en escuelas y en el DIF.
¿Cómo se siente un ataque de este tipo? 

Continúa con la lectura en: Enfermedades mentales, un silencioso calvario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad

Responsive Ads Here